Lunes, 05 de diciembre de 2005
Publicado por macmanzana @ 12:50  | la empalizada
Comentarios (0)  | Enviar
Pues entre las conversaciones con los pobres diablos mackeros y la m?sica inyectada en vena hoy me siento fuerte.
Resistir?, claro que resistir?. Tengo que resistir.
No es mal sitio la empalizada. Se divisa mucho terreno, s? yermo, pero peor es estar encerrado, como esos que dicen que hay hoy d?a siempre pegados a un ordenador. Desde aqu? al menos se ve el campo: naturaleza real, nada inventado por el hombre; todo como debe ser, natural cien por cien.
Que otros hayan abandonado la defensa no signfica que vayamos a hacerlo los pocos que quedamos aqu? en el ?lamo. No s? si ser? nuestra muerte, pero al menos ser? una muerte digna.
Y con estos cascos blancos en mis oidos me siento m?s fuerte, m?s capaz de resistir. Esas son las ?rdenes, resistir hasta la muerte, para eso hemos nacido, para morir de pie y con un arma en la mano.
Me compromet? en esta defensa y por dios que me costar? la vida si es preciso. Estoy tan agradecido a los que nos mandan que, a?n abandonados en esta tierra roja, a?n sabiendo que soy presa de sus negociaciones con el enemigo, a?n sabiendo que el mando nos odia m?s que nos quiere, a?n as?, no renegar? de mi misi?n ni faltar? a mi palabra.
Que dios pille confesados a nuestros sitiadores, porque voy a morir matando.
Comentarios