Domingo, 24 de diciembre de 2006
Publicado por macmanzana @ 19:40  | la empalizada
Comentarios (1)  | Enviar
-?Echa de menos a su familia en estos d?as?
-?A qu? familia, hijo?
-A su familia, a su mujer, a sus hijos, no s?...
-Mi familia est? aqu?, soldado. Mi familia es usted. Mi familia es la tropa.
-Pero, ?qu? tropa, mi capit?n? Si ya somos espectros. Somos los fantasmas del ?lamo.
-No, soldado, somos lo ?nico que queda vivo en este fuerte rodeado de autopistas.
-Mi capit?n: Esto est? tomado de turistas. S?lo les interesan los alamitos con patatas y los batidos de chocolate con leche. ?No se ha dado cuenta de que pasan a trav?s de nuestro cuerpo sin vernos siquiera? Si hasta en la tienda de recuerdos venden los putos uniformes del s?ptimo. Nadie se acuerda ya de los fusileros de Tucson, capit?n.
-Pues espectros o personas, me da igual. Son mi tropa. Tenemos una misi?n: defender la empalizada de esos condenados mejicanos y, por dios, que lo haremos, soldado.
-Claro que lo haremos, capit?n. Pero sepa usted que somos fantasmas, que ya nadie cree en nosotros y que la frontera mejicana queda tan lejos que ya no tenemos nada que defender.
-Se equivoca, soldado. Hemos de defendernos de nosotros mismos. Somos nuestra mayor amenaza. Nuestro mundo se derrumba por nuestra propia culpa. ?Qu? ser?a de nosotros sin alguien alerta aqu? arriba? F?jese en esos coches que pasan a toda velocidad: dentro viajan personas. Nosotros somos sus guardianes. Vigilamos sus traslados, vigilamos sus sue?os. Estamos alerta mientras ellos se divierten. Hoy m?s que nunca El ?lamo necesita soldados como nosotros, dispuestos a entregar su vida en defensa de un ideal.
-?Y cu?l es ese ideal, mi capit?n, que nos har? morir?
-Ese ideal es la libertad, hijo, el derecho a entregar cada uno su vida a la causa que mejor le parezca. No ponga esa cara, soldado.
-Es que me resulta chocante que la causa de la libertad nos tenga condenados entre las empalizadas de esta antigua misi?n. A veces, mi capit?n, deseo que se presente el mismo Santana y me pegue un tiro en el pecho.
-Lo comprendo, soldado, pero, del mismo modo que nuestros antepasados dieron su sangre en estos mismos palos, del mismo modo, nosotros debemos entregar nuestra vida en una misi?n sin fin, de alerta permanente.
-Ya, mi capit?n... Pero,... me gustar?a tanto poder, al menos, disparar mi fusil...
Comentarios
Publicado por ANA
Martes, 26 de diciembre de 2006 | 23:06
:-)...Se acerca tu cumple Macmanzana...........hay que celebrarlo...anda estirate y haz una fiesta...Invita a los Alame?os...que no falte la sangrita.Besos